lunes, 20 de noviembre de 2006

Los mosaicos de San Vital



Los mosaicos de Justiniano y su Corte y de la emperatriz Teodora y su séquito son quizás el punto culminante del arte musivario del periodo inicial del Imperio Bizantino. Están situados en las paredes laterales del prebiterio de la Iglesia de San Vital en Rávena. ¿Habría algún arriesgado alumno capaz de desarrollar un análisis formal de entre 10 y 20 líneas?. Todo esfuerzo es recompensado...

4 comentarios:

Raquel Santibañez Rivero dijo...

Estos dos mosaicos, son dos obras figurativas,Justiniano y su esposa ocupan la posicion principal en sus respectivos mosaicos para rearfirmar su poder. Tambien ambos visten tunicas oscuras para destacar sus figuras de los demas personajes.Ambas obras son religiosas,y pertenecen a un edificio, ya que se encuentran en el prebiterio de la iglesia de San Vital en Ravena, situados uno enfrente del otro y a la misma altura.El autor es desconocido, y fueron hechos en el S.XI. Pertenecen al arte bizantino.Ambos mosaicos tienen una gran gama cromatica, y la expresividad en los rostros muestra el nivel alcanzado por los bizantinos en la confeccion de mosaicos. Aparece un marcado hieratismo y rigidez en los personajes, ambas composiciones carecen de perspectiva...... Estos dos mosaicos han sido considerados como los mas importantes del arte bizantino.

PROFESORARTE dijo...

Comentario más que correcto para el espacio que tenías. Sólo dos pegas para el futuro: una, es que es un poco forzado decir que son de tema religioso; más bien yo diría que muestran el poder imperial dentro de un conjunto de temas religiosos dentro de todo el presbiterio. La segunda sería porque los fechas en el siglo XI. Son contemporáneos a la Iglesia, alrededor del 547 dc.
Por lo demás, bien, sigue así, lo verás reflejado en la nota.

Anónimo dijo...

Los dos mosaicos tienen su ubicación en el presbiterio en la iglesia de San Vital en Rávena (Italia).
En cada uno de ellos hay una figura destacada que son Justiniano y su esposa la emperatriz Teodora, para demostrar su superioridad sobre los demás los dos llevan como una especie de corona.
En el mosaico de Justiniano cabe destacar que va acompañado de el obispo de Rávena Maximiano, del general del ejercito Belisario entre otros a destacar, y de un grupo de soldados de la guardia real, todos ellos reflejan un realismo naturalista en los rostros y un esquematismo en las vestimentas.
En el mosaico de la emperatriz Teodora hay que destacar el reflejo de poderío en cuanto a las joyas que lleva consigo, a la derecha del mosaico se encuentran las damas que acompañan a la emperatriz, una de ellas sosteniendo una cortina que hay en la puerta y a en la parte hay que destacar la fuente.
Los mosaico fueran mandar a hacer por el emperador para demostrar su poderío, ya que al igual que las civilizaciones anteriores el emperador también se consideraba un dios.
Luis Ángel Alfonso

arte.com dijo...

Muy bien. Me ha gustado mucho la precisión entre el naturalismo de rostros y expresiones y el esquematismo de vestimentas. Sólo ponerte una pega y es que los emperadores bizantinos NO eran considerados dioses. Tenían un tratamiento casi divino pero eran humanos, por eso se hacía representar en ámbitos religiosos, para que se viera la unión entre el poder temporal absoluto -Emperador- y el poder divino terrenal -la Iglesia-.
Por lo demás, para el espacio que tenías muy bien hecho. Buena nota está claro.